sábado, 29 de octubre de 2016

Una Vieja Historia

Parte 1

Hace unos años, me encontraba en un viejo pueblo de aquellos que están olvidados del mundo, yo en verdad lo odiaba, mi familia estaba constituida de personas egoístas así que era de esperar que me sintiera solo la mayor parte del tiempo, cada vez que me encontraba comiendo a su lado lo único que  podía pensar  era en una manera de escapar o simplemente tragar lo más rápido posible, para luego de engullir todo de golpe salir con la mayor prisa hasta un punto donde no escuchara sus miles de discusiones sobre ¿quièn sufre màs?.

Ahora me encontraba cerca de un río, observando la corriente que arrasaba todo a su paso, era bien conocida la fuerza que llevaba, los miles de ahogamientos que había cada año eran la prueba màs irrefutable de aquello, por un momento perdí el sentido de pertenencia, por un momento observe a mi alrededor y quise arrojarme al fondo de aquel río, no tenía ya porque continuar, la vida que estaba cercana a mi no me interesaba en lo màs mínimo, pero de alguna forma me había mantenido a flote sobre todo mi mundo gracias a la música, al arte, a la montaña de libros que había devorado buscando escapar de mi realidad, sin embargo en ese preciso momento solo pude atinar a sentir el vacío y la enorme muralla que había construido para evitar flaquear, pero ahora ya estaba cansado de tener que llevar la carga de la decepción misma, de mi persona màs que de cualquier otro individuo u objeto, tenía que reconocer que lo único que en verdad me asqueaba era mi vida, mis malas decisiones, así que abstraído en esta serie de pensamientos,arroje mis vans junto con mis calcetines a un lado de mi, despues me quite el pantalon quedando solo en boxers, la camisa casi la arranqué de mi cuerpo,caminé pesadamente mientras sentía el frío del agua rodeando mis pies, así continúe avanzando hasta quedar a unos cinco metros de la temida corriente, en ese momento el agua ya me cubría hasta el pecho.

-¡Oye!, ¡Te vas a ahogar!-gritó una joven.
-Eso es lo que trato, asi que te puedes ir.
-Pero ¿qué culpa tengo yo de lo que deseas hacer?
-¿A qué te refieres? -dije confundido- solo necesitas marcharte no eres culpable ni nada.
-No, no entiendes, si continuas vas a lograr contaminar el agua, ya que dudo encuentren tus restos.

Esa era la explicación màs rara que en la vida había escuchado, no estaba intentando pararme porque estuviera preocupada por mi seguridad, ella solo quería evitar que mi cuerpo pútrido fuera a contaminar  el rìo, asi que por alguna extraña razon decidi regresar.

Al estar frente a ella, logre notar sus bellas facciones, tenía un par de ojos marrones, y una pequeña línea que formaba sus labios,castaños cabellos que caían sobre sus hombros, un vestido con estampados florales abrazaba su cuerpo detallando cada curva; sin duda se trataba de una bella mujer que además era ecologista, esa era toda la información que había recabado en esos momentos, pero mientras yo hacía todas aquellas anotaciones en mi mente, ella sonrió con un leve rubor que coloreaba sus mejillas.

-¿Podrías dejar de observarme de esa manera?, me estás avergonzando.-dijo desviando la vista.

-¡Yo lo siento!-dije girandome torpemente.

-¡Vamos!-riò- tampoco es para que te pongas asì, ¿Como te llamas?-dijo sonriendo.

-Me llamo Seth, puedes burlarte si quieres mi abuelo lo escogió, pero desconozco la razón que tuvo.

-Es un buen nombre, te da personalidad o al menos eso pienso.

-¿y cual es el tuyo?-dije

-Metstli, pero como sé que lo olvidaras puedes llamarme Met, seguro asì no tienes problema.

Cuando estreché su mano puedo jurar que tuve una sensacion de haberla conocido antes, pero no podía simplemente decirlo, ese horrible pueblo me dio una oportunidad única, quise saber si la verdadera razón por la que me detuvo se debía solo al hecho de no querer contaminar aquel cuerpo de agua pero tuve miedo de escuchar su respuesta, sin embargo después de ese pequeño encuentro algo grande o pequeño, cambio en mì. 









jueves, 13 de octubre de 2016

¿Recuerdos?

“me gusta verte dormir,
Aun no sé cómo llegamos a coincidir,
Confieso que me encanta escucharte cantar,
Así como también verte cuando nos vamos a duchar”

Es complicado poder recordar y lo que recuerdo no sé si en verdad sucedió, ya que es lo que mis conocidos me han dicho y en mi mente maquino esos recuerdos, lo que en verdad me molesta es que se refieren al “accidente” pero sin decirme que paso en ese “accidente” cuando llego a preguntar, después de estar varios meses en coma y cerca de dos años bajo tratamiento médico por fin me dejaron volver a casa, mis padres probaron con todo tipo de tratamiento para poder regresar a quien era antes pero no había respuesta positiva, el medicamento solo me mantenía en un estado de relajación profunda pero sin lograr ningún avance, un día se les ocurrió que fuéramos al zoológico y como se pudo esperar olvidaron mis medicamentos, en vez de ponerme “loco” empecé a recordar muchas cosas cuando estaba pequeño y quizás ahí fue donde empezaron a descubrir el hilo negro de mi problema, a partir de ese momento íbamos a lugares conocidos y poco a poco iba recobrando mi yo, en las pizzas, en la casa, en el cine, en los tianguis demasiado populares, en el teatro, en el estadio, poco a poco fui recordando, el medicamento lo “olvidaba” tomar porque me causaba cierta resistencia a mis recuerdos, después de unos meses empezaba a viajar solo en el metro y también empecé a recordar cómo se manejaba el auto. Cierto día íbamos caminando por las calles del centro cuando salió de mi boca un “Se me antoja una cerveza” mis padres se me quedaron viendo y me llevaron a un local de alitas donde sabían que me encantaba ir con una amiga antes del “accidente”, después de varias alitas y un par de litros de cerveza empecé a platicar de más, platicaba de mi pasado y quizás recriminaba un poco mi presente a mí mismo, eso fue un gran avance según me dijo mi médico de cabecera y por primera vez mis padres estaban de acuerdo en que utilizara el alcohol como ayuda.


Era un día capicúa cuando al llegar a casa manejando después de hacer el super, me lleve una gran sorpresa al ver quienes me ayudaban a bajar las cosas del auto, era mi papá y un viejo conocido, al acomodar las cosas en la despensa y dejar el check list, me senté en la mesa con el viejo conocido, mi papá saco una botella de tequila y unos cigarros de los rojos los dejo en la mesa, mientras arrimaba tres caballitos y los servía con tequila, la verdad me perdí en el aroma que despedía y en mi mente venían muchos recuerdos recordaba aquellos momentos de gloria en el bachillerato donde era el AS del tequila, de pronto navegue a la cata en la tierra prometida de Tequila Jalisco, después a los labios de una mina que me besaban dulcemente después de tomarse un caballito de Añejo, regrese a la mesa cuando mi papá dijo “¡salud!” mientras alzaba el caballito de tequila, mi viejo conocido y un servidor hicimos lo mismo y lo empinamos al mismo tiempo, sonaron los tres caballitos vacíos en la mesa y los tres movimos la cabeza de un lado a otro, después mi papá se despidió diciendo “bueno, pues los dejo, cualquier cosa que necesiten estaremos en la planta de arriba” asentimos y mi padre se marchó, creo que era la primera vez que lo veía hacer eso, empezamos a platicar con mi viejo conocido que yo lo veía con cierto miedo, quizás pensaba que le iba hacer algo, le empecé a platicar que en verdad no hacía nada, solo necesitaba recuperar mi memoria porque quería saber lo ruin que era, el solo sonrió y encendió un cigarrillo, el aroma me volvió a transportar, vi a una mina que me lo quitaba de una cachetada, después a la misma mina pasándome el humo del tabaco con un beso y sonriendo, después caminando por diferentes calles de Guadalajara fumando, después en la cama con una mina recargada en mi pecho y fumando un cigarro de los rojos, aterrice en mi realidad cuando mi viejo conocido me paso la cajetilla y me dijo “toma uno, quizás te ayude un poco”, lo hice y la verdad en la primera bocanada sentí que me ahogaba y empecé a toser como loco ya que no recordaba cómo se fumaba, pero después lo fui haciendo poco a poco como un niño armando un LEGO, venían recuerdos de nuevo y esto lo hacía sin dejar de fumar, era tan placentero que serví otros caballitos, mi viejo conocido saco su celular y empezó a sonar “…Sol, de media noche, dile que estoy muerto, dile que estoy seco, yo quiero estar con ella, quiero sentir su cuerpo otra vez…” no podía creerlo, empecé a recordar a una mina saque mi celular y empecé a marcar un número, mi viejo conocido solo se me quedaba viendo, así que empecé una charla con la mina que me atendió del otro lado de la línea y quedamos en vernos, colgué la llamada y mi viejo conocido solo se limitó a sonreír, terminamos la botella y los cigarrillos, él dijo que era momento de irse y se marchó en su auto color negro, me quede con la duda quien era en verdad aquella mina.



Así pasaron los días y los meses, me encontraba con personas de la primaria, de la secundaria, del bachiller, de la uni y de mi vida diaria, poco a poco iba recobrando mi identidad, me acostaba con una mina y con otra pero no me sentía pleno en ese aspecto y decidí dejar de buscar a la compañera de cama y mejor saldría a buscar trabajo me puse un traje azul obscuro con rayas verticales con un azul un poco más claro, una camisa azul, una corbata con diferentes tonalidades de azul, me afeite la barba de candado que era como la traía en mis identificaciones y Salí a buscar empleo, no se tenía la necesidad de ser “normal”, no tarde mucho, quizás dos semanas en tener una respuesta positiva, fue de reclutador en la primera empresa donde inicie mi vida laboral hace ya varios años, me sentía como viajando en el tiempo, era el mismo tipo, incluso me ponía a bromear con las minas y demás, hasta que un día caminando por el centro me tope de frente con una señora que decía ser adivina, se me planto de frente y no me daba opción de pasar, me pidió mi mano derecha diciendo que me leía mi suerte sin cobrar un peso, yo solo lo hice para que me dejara pasar, pero en sus ojos vi algo, sentí una epifanía con sus palabras que no las recuerdo, solo recuerdo que tome mi cartera y le di un billete de 200 corrí a mi auto y tome carretera, era ya tarde y maneje por varias horas, no se quizás 5 o 6, cuando volví en sí, el cielo era totalmente obscuro solo alumbraba la carretera con los faros de mi auto, el camino era una carretera intermunicipal, en el estéreo del auto traía a Ismael Serrano tocando, cuando en una curva sentí un leve jalón señal de que me estaba quedando dormido, tome el volante con las dos manos y seguí avanzando, de pronto a lo lejos quizás unos 700 metros visualice una persona sobre el lado derecho de la carretera, eche las altas para verificar, baje un poco la velocidad y también el volumen del estéreo hasta llegar a un lado de la persona que hacia ride, me pase por unos metros y retrocedí, “sabes, voy rumbo a Parácuaro, si gustas te puedo acercar a donde vayas”  le comente después de ver que era una mina y de inmediato me contesto “perfecto yo voy a visita para allá” solo atine a quitar los seguros y abrirle la puerta desde adentro, se subió y le pedí que se pusiera el cinturón de seguridad ella se lo puso y me dijo “sabes, sería bueno que no vayas muy rápido y que no mires hacia atrás” solo le sonreí un poco y acelere un poco a fondo, ella se me quedo viendo muy feo, así que decidí hacerle caso, íbamos andando a un paso lento pero seguro, a pesar de ser un clima cálido sentía un poco fresco, empezamos a platicar, yo le platicaba mi historia que perdí la memoria y como la iba recuperando poco a poco, ella sonreía y de pronto me dijo “¿no me conoces?” me gire para verla y siendo sincero estaba empezando a recordar cuando por el rabillo del ojo vi que venía una curva, así que gire de nuevo mi atención y jale el volante un poco, me quede sin palabras,  ella me llamo por mi nombre, le dije que quizás nos conocimos tiempo atrás en el pueblo, ella decía que no era de ahí, que solo iba de visita, incluso ni siquiera conocía el pueblo, al decir eso me gire para verla y me planto un rico beso, baje un poco la velocidad y me aparque aun lado de la carretera, con dos llantas abajo del asfalto y dos arriba, empezamos a besarnos de una forma especial, ella sabía cómo besarme y yo me dejaba querer, de pronto la ropa nos empezó a estorbar y nos pasamos al asiento trasero del auto, era una diosa esta mina, se movía exacto al movimiento, sabía hacerme disfrutar, yo no podía creer, la mina en verdad era muy linda, después de terminar el acto nos pusimos la ropa de nuevo, le ayude a vestirla, sus calzoncitos me causaron curiosidad y mientras se los ponía me dedique a tocarla un poco, ella con una sonrisa en la boca me dijo “por favor, vámonos que quizás te están esperando” y me quito las manos con las suyas mientras me besaba, empezaba a recordar ese perfume, esos labios, esos besos, esos movimientos y ese timbre que acababa de tocar, cuando el claxon de un camión de 3 ½  toneladas me hizo volver en sí, así que rápido nos recompusimos y le hice señas al camión que siguiera su camino, el me hizo una seña de aprobación y siguió, no recordaba que por ahí pasaran a esa hora ese tipo de camiones, nos dimos unos besos muy ricos y seguimos el camino ya a una velocidad un poco más alta cerca de 110 km/h, yo iba haciéndole preguntas personales y ella me respondía con otras preguntas, eso me hizo recordar y de pronto le dije “¡Patricia!” ella sonrió y se puso rojita como un tomatito, de inmediato me dijo “¿recuerdas la promesa?”  Yo hice una negativa con mi cabeza, y ella me dio un beso muy grande mientras lo hacía me daba un abrazo, me deje llevar hasta que sentí que el auto brinco y al caer el auto empezó a rodar de cabeza, ella me tenía abrazado hasta que chocábamos con una casa. No se cuánto tiempo paso, de pronto empecé a ver luces azul y rojo y mucha gente, yo estaba tendido en el asfalto y Patricia estaba conmigo abrazándome, yo tenía mucha sangre, ella no, se acercaron unos policías e intentaron cargarme pero no podían, yo quería decirles que lo estaban haciendo mal porque Patricia estaba abrazándome pero no salían sonidos de mi boca, de pronto Patricia me dio un beso muy rico y solo reaccione con un suspiro muy grande e hice un ademan de estirarme, todos me voltearon a ver, un señor solo dijo “ese fue el último suspiro”  y Patricia también comento “sabía que ibas a volver por mí, recuerdas, nuestra promesa era estar juntos a pesar de la muerte” yo estaba estupefacto, no sabía que decir y empecé a recordar, iba manejando el auto de mi papá y Patricia iba conmigo, íbamos al pueblo a invitar a mis familiares a nuestra boda, era de noche y Patricia me daba besos para que no me durmiera, de pronto cerré los ojos en un beso y el auto brinco y empezamos a volcar, Patricia salió disparada por el parabrisas mientras íbamos dando vueltas, yo me quedaba en el auto porque traía el cinturón de seguridad puesto y el auto se detuvo al chocar con una barda, la misma barda con la que acababa de chocar una casita de chapopote,  un camión de 3 ½ que había pasado vio el accidente e intento sacarme y lo logro pocos minutos antes de que el auto estallara, después llego una ambulancia y al querer seguir recordando Patricia no me dejo, solo me dijo “no te atormentes, eso ya paso, lo bueno es que volvimos a estar juntos” y yo le dije “claro amor, juntos por siempre”…


Todavía no es tiempo

“…Su boca cobarde pronuncia un “te quiero, No te vayas nunca, no te vayas lejos” Y ella echa a temblar, ella echa a temblar, Ella ec...

Más veces leído