domingo, 18 de febrero de 2018

P.D. TE EXTRAÑO


Todo había estado bajo control por más de dos años, pero como te di el privilegio de ser amada tú te volviste en mi contra, creyendo –pobre ilusa- que eres lo más importante para mí, debes entender algo querida, yo no soy a quien haz conocido todo este tiempo, yo no me enamore de ti, yo solo te soportaba porque era parte de un trato que tenía con la persona que amabas-según tú-, yo no te creo nada maldita, y te aclaro no siento más que rabia por ti, deseo despedazarte con la mayor furia que sea posible emplear.

Ella amarrada con algo de cinta, muñecas y piernas, que bella imagen realmente amo esa cara de sufrimiento, si, te lo mereces e incluso esto es poco, pero vamos recordando que te has burlado de mi dolor, que has destruido a la persona que yo más amo, ¿Por qué? Es fácil esa persona, soy yo y al mismo tiempo no, toda la oscuridad de su corazón soy yo, y he esperado pacientemente en la oscuridad mientras tú te encargabas de destruir su luz, ¿acaso piensas que está contigo porque eres hermosa?, no, mi pequeña estúpida, está contigo porque te ama, no sé realmente porque pero lo hace y tú te has encargado de joderle la vida por ello, hoy es el último día, no te preocupes no va a enterarse porque he decido romper el acuerdo, jamás volverá a tener el control, esta vez yo voy a encargarme como una vez en el pasado, era divertido romper cráneos ¿sabes?, es casi como un orgasmo, aun puedo relamer mis labios, sentir como se erizan mis nervios, y el éxtasis llega cuando se derrama la sangre.

Ya basta de estupideces, tú no puedes amar, por mucho que lo intentes ya que posees un ego tan grande como la mala sangre de tu gente, de verdad eres el ser más ruin y despreciable no sé porque simplemente no te mueres, suicidarte habría sido más sencillo pero ahora me queda hacerme cargo, por cierto en el otro cuarto mientras dormías he traído a la persona con quien nos engañabas, ¿pensabas que no lo sabía?, oh , mira que eres pendeja, claro que lo sé, mi coeficiente es mayor que el promedio lo cual me permite anticiparme a todo, espérame aquí, voy a traerte su corazón palpitante.

Minutos después ella lloraba aterrada mientras veía el corazón humano que sujetaba en mis manos, poco después le traje la cabeza pero como se resistía a besarla, bueno, tuve que dársela a mi perro para que la desfigurara un poco, ahora voy a quitarle el resto de la carne, para poder beber dentro de su cráneo tu sangre, claro, eres mi victoria sin tus desplantes constantes, sin tus malos amores no hubiera tenido mi oportunidad de asumir el control, ahora dormirá plácidamente mientras yo creo un mundo mejor, ya tranquila a ti te matare rápido, conseguí una 9mm tu sabes, la gente querrá respuestas y bueno jamás las encontrara gracias a tus mensajes de odio constante sabrán que me dejaste, y bueno por tu familia no te preocupes iré a visitarlos porque deseo que sepan todo el amor que les tengo, oh, es verdad es solo un odio inmenso, no podría besarte porque me das asco pero voy a matarte muy rápido, a tu amante lo meteré en esa linda tina de ácido y a ti, te voy a enterrar bajo mi cama, para que duermas conmigo por siempre.


P.D. Te extraño ya un año desde que esto paso.

martes, 13 de febrero de 2018

Logré ser feliz


“…Todavía extraño tus besos, tu pasión
Cómo olvidar esas noches,
Cuando hicimos el amor…”

Estaba realizándole la limpieza a la computadora, borrando archivos que ya no me servían de nada, eran archivos de otros trabajos, música que ya no escucho, fotos que ya tengo en respaldos hasta cuando llegue a las conversaciones del antiguo Messenger de MSN, me estaba divirtiendo de lo lindo con esas conversaciones, cuantas pendejadas escribía y había personas que había perdido el contacto por completo, seguí leyendo hasta que llegue con las conversaciones de aquella mina que me trajo loco hace tanto tiempo y eso porque estaba oculta la conversación, me empecé a transportar a ese tiempo, eran charlas cortas pero a altas de la noche, se llamaba Adriana y era menor que yo por un par de años, al finalizar recordé que en Facebook seguíamos charlando y busqué en el historial, volví a leer esas conversaciones aunque claramente ya no podía responderle ya que me encontraba bloqueado, decía “usuario no disponible”, no se cuánto tiempo pasó pero me acabé una botella de tinto y descubrí que de mis mejillas rodaron unas lágrimas, la verdad me dio bastante nostalgia, pero me gustó ya que recordé que tan enamorado estaba, cuando de pronto sonó mi celular, tomé la llamada y era mi amigo que me decía que estaba en la ciudad y estaba echando un trago en su casa y quería que lo acompañará, dudé por unos instantes pero al final acepté, no era tan buena idea estar tristeando en la casa por un pasado, me di una ducha rápido y tomé las llaves de mi auto, tenía la confianza de quedarme en su casa cuando me ponía borracho así que no me preocupaba, al final si me paraban para la prueba de alcoholemia solo traía una botella de tinto en la sangre que no ocasionaba mayor conflicto, agarré dos botellas de tequila que me habían regalado en mi trabajo en fin de año y no las había ni tocado, puse un playlist de las canciones que me recordaban a ella y encendí un cigarrillo mientras me dirigía a la casa de mi amigo.

Al llegar me recibió con gran efusividad, estaba con su esposa y la familia nuclear de mi amigo, era el único que no era de la familia, pero no me sentía incómodo eran más de 10 años de conocerlos que me sentía parte de, después del protocolo de saludar a todos y entregarle las botellas a mi amigo, me puse a tomar con ellos, las canciones iban variando, poco a poco se fueron retirando para irse a dormir, a final solo quedábamos los dos y me pensaba retirar pero mi amigo me dijo que no, él quería tomar hasta amanecer como hacia tantos años no lo hacíamos, empezamos a tener esas típicas platicas de borrachos, de esas cuando uno se recuerda en los tiempos mozos, de cuando íbamos de conciertos urbanos, teníamos una lucha contra el sistema, andábamos brincando de cama en cama con alguna mina en cuestión, era de esas platicas que no tienes en todas las borracheras, reíamos de vez en vez ya que nos habíamos convertido en todo aquello que habíamos estado en contra en ese tiempo de rebeldía, empezamos a poner las canciones de esos tiempos y a pesar de que no las recordábamos al 100% pero si la cantábamos a pulmón abierto, empezamos con una de tequila a tomarla de a caballito mientras cantábamos, después ya le pegábamos la boca y le tomábamos como si fuera agua, se acabó esa botella y destapamos la que traje, estábamos ya sentados de nuevo platicando de amoríos cuando le comenté sobre los archivos de conversación con Adriana, el en broma me dijo “siempre haciéndote burros en la maceta, pero si tú dices, vamos a Garibaldi por un mariachi para llevarle serenata, le llevamos serenata” y empezamos a reír, pero en la borrachera a mí se me hizo una grandiosa idea, me quedé serio y le dije “¡pues vamos! Yo jalo” al principio se negó pero después de insistirle me dio la razón, salimos sin hacer ruido y nos subimos a mi auto con esa botella de tequila y le íbamos dando sorbos mientras tomábamos con rumbo a Garibaldi.

Al llegar a la zona, preguntando con los Mariachis no podíamos llegar a un acuerdo, solo llegamos con unos porque decían que vivían ahí cerca y servía que de una vez se quedaban en sus domicilios, ellos nos iban siguiendo en su camioneta y nosotros íbamos al frente, llegamos a la dirección que les di y en la casa de la esquina les hice la seña y que solo serían 5 canciones, ellos estuvieron de acuerdo y empezaron a tocar, era maravilloso como sonaba en esas primeras horas de la madrugada del viernes, algunos vecinos empezaron a prender las luces de sus casas pero nadie salía, yo le daba tragos largos a la botella esperando con ansiedad que Adriana se asomará por la ventana pero nada, se acabó la quinta canción y me empezaron hacer burla los mariachis, les pedí la última y si no salía pues ni modo, empezaron a tocar “Nube Viajera” y cuando iba a terminar recuerdo que estábamos cantando “…¿Dónde estás? Detén tu vuelo y vuelve a casa, nube viajera…” cuando se encendieron las luces dentro de la casa, mi sorpresa fue tal que deje de cantar, los mariachis se animaron y tocaban más fuerte, mi amigo yacía en el cofre de mi carro luchando por no vomitar, la canción termino y les pagué a los mariachis en eso salió una mina, de uno sesenta y cinco de estatura, complexión delgada, morena clara, me parecía muy bonita pero andaba muy borracho, la mina empezó a aplaudir, mi amigo al notarlo se metió al auto, yo recordaba que Adriana era diferente, pero por mi grado de borrachera no sabía si mis recuerdos me estaban traicionando o en verdad no era ella, de pronto la mina se me acerco y me dio un abrazo diciendo “muy bonita la serenata pero ¿Para quién es? “ yo respondí de forma rápida, “pues para ti” ella de inmediato solo dijo “perdón pero no te conozco, yo recién llegue acá hace un par de meses y no conozco a nadie” me le quedé viendo y quizás la borrachera se me bajo un poco porque sentí que ya hablaba de una forma más fluida “entonces dices que no eres Adriana ¿verdad?” ella con una sonrisa en los labios me dijo “vaya me trajiste una serenata, bueno trajiste una serenata, la primera en mi vida pero ahora resulta que no era para mí, que triste, pero bueno, me llamó Mariana” yo en verdad no sabía dónde carajos meterme, claramente la borrachera se me había bajado, no sabía que decir y Mariana lo supo, se me acerco y me dio un beso en los labios riquísimo y después dijo “Black Barrel ¿verdad?” yo solo asentí con la cabeza, ella  me pidió mi número y se lo di, prometió llamarme al otro día y nos despedimos, olía riquísimo esa mina tipo a un bvlgari de mujer, me subí al auto y mi amigo estaba dormitando, llegamos a su casa y cuando bajamos le  dije “no mames, la fastidie bien sabroso, ahí no vivía Adriana, era una mina de nombre Mariana” y estallamos en risas, seguimos tomando hasta que el sueño nos venció y cada quien quedó dormido en un sillón.

Pasaron unas horas y desperté por un aroma riquísimo a pozole, al abrir los ojos mi amigo no estaba en el sillón, me incorporé un poco borracho aun, fui al sanitario y me eché agua en la cara, pensando en que carajos había hecho, saqué mi celular y salí al patio para reportarme enfermo al trabajo, colgué la llamada y encendí un cigarrillo ahí yo solo, salió mi amigo y me dijo que había soñado que habíamos ido a llevar serenata, pero que no recordaba bien, nos metimos a su casa y yo le estaba platicando cuando de pronto escuché risas, ¡carajo! Estaba hablando en voz alta y me habían escuchado, me sirvieron pozole y todos comimos en la mesa, mientras me preguntaban si en verdad era cierto, yo no cabía de la pena, les decía que sí y que la mina ni siquiera la conocía, seguimos comiendo y siguieron comentando acerca del evento, yo solo me limitaba a responder con una sonrisa nerviosa, al finalizar me disculpe con todos y me retire a mi casa, mi amigo me hizo prometerle que lo que había dicho era verdad y así fue, dijo que se quedaba toda una semana y esperaba vernos pronto, yo le asentí y me regrese a mi casa.

Al llegar me metí a bañar para dormirme un rato más, ya era un poco tarde quizás las dos de la tarde y me quedé dormido. Entre el sueño escuche mi celular sonar, no quería contestar pero recordé que había faltado al trabajo así que sin abrir los ojos agarre el celular y respondí la llamada, me paré como un resorte cuando escuche un “chaval, ¿eres tú? Soy Mariana, la mina a la que le llevaste serenata en la madrugada” no sé qué cara puse pero quizás fue muy graciosa, intente disculparme pero me dijo que nos veríamos en el Tenampa a en 2 horas y termino la llamada, estaba en mi cama con una resaca y con una cita con una mina que le había llevado serenata, espero que me entiendan un poco para que sientan lo que yo sentía, me recosté por media hora más mientras recordaba la pendejada que había hecho hasta que me paré y me metí a bañar para irme a la cita, al llegar no estaba ella o al menos no la reconocía, pedí una mesa y una cerveza para esperar, no podía creer que estaba yo ahí, pensaba que quizás la mina me había jugado una broma hasta cuando la vi frente a la mesa, en verdad era más hermosa estando no borracho, le invite a sentarse y le pedí una cerveza también, empezamos a platicar de los amores anteriores que tuvimos y ella insistía que era el detalle más bonito que le habían hecho mientras me regalaba besos muy ricos.

Después de ese incidente empezamos un fugaz romance que duro poco, bueno es un decir, porque seguimos juntos hoy en día, tenemos un nene de 12 años y una nena de 8 años, afortunadamente la princesa es parecida a Mariana y esta historia la platico cada vez que veo a mi amigo y a su familia, cabe mencionar que él y su esposa son padrinos del Jr. y los vemos cada año, pero ahora la historia fue diferente, por cuestiones de lo que llaman destino, me encontré con Adriana en una sucursal foránea de la empresa donde trabajo, bueno la empresa donde trabajo acaba de absorber varias empresas y en una de ellas trabajaba Adriana, para capacitar a los nuevos elementos me envían a mí y al ver Adriana, después de sonreír y casi volverme loco, le conté la historia con Mariana, si esa del Mariachi, y ahora ella está enfrente de mi riéndose a carcajadas, no sé qué carajos le voy a decir, quizás que gracias a que ella no vivía en esa casa, logré ser feliz…



sábado, 10 de febrero de 2018

LA DAMA BLANCA

Este maldito frio como lo odio, aunque me siento en completa paz cuando veo las calles siendo bañadas por tan perfecta tempestad, ¡oh amada lluvia!, desearía que pudieras limpiar el dolor que se esconde en los recovecos de mi alma asustada, en la parte más profunda de mi corazón le amaba en completo secreto y no podría pedirle que hiciera lo mismo, porque era todo lo que había buscado, esa honestidad, esa fuerza, esa humildad, ella lo tenía todo pero desistí en la lucha por temor a dañarla con mis estúpidos sueños, le deje para que fuera libre como la bella mariposa que era, hasta que un entomólogo vino y le diseco, su belleza no radica en sus alas fue lo que él no entendía, era bella porque era libre no por sus colores, verle así me destrozo el alma y me aleje cerrando mi propio corazón con la duda en mi mente ¿Que hubiera pasado si le decía lo que sentía? ¿Podría haber sentido lo mismo por mi en algún momento?.


Continue con mi recuerdo paseando como siempre por las calles hasta llegar a aquel árbol tan frondoso y viejo , sabiduría antiquísima que habla a través de susurros insonoros, me senté aquel día tan frío con la esperanza de escribir algo útil para mi reporte de ecología, ya estaba oscureciendo mas cuando estaba por irme, vino un momento de inspiración todo estaba fluyendo en oleajes de palabras y contextos mas de pronto paré al ver una joven que se acercaba a mí con completa decisión, al llegar a mi solo le observe se agacho me miró fijamente dejando caer un beso tan pesado en mis labios que lo único que pude hacer fue quedarme ahí estupefacta. Sonrió y corrió tras el árbol al girar me di cuenta que no estaba más ahí ¿Qué había pasado con ella? era un misterio, podría decir que simplemente desapareció.


Volví día tras día, toda una semana más nunca vino de nuevo a mí, lo cual me dejó un tremendo vacío, hasta que una noche escuche que alguien me llamaba desde mi ventana ¡ven a mí! Decía la voz, desperté y por alguna razón sentí la necesidad de ir a aquel árbol, al llegar sólo podía contemplarse una luna llena en completa perfección, iluminando magníficamente a mi fiel amigo sabio, me senté de nuevo ahí y de pronto escuche la canción más hermosa que nunca jamás podrá interpretarse con la misma tonalidad, con ese toque tan nostálgico y hermoso, de nuevo le vi saliendo con total soltura interpretando una especie de danza con movimientos tan delicados y ágiles que parecía que flotaba, algo que nunca olvidaré fue lo siguiente:

- Tu no me reconoces pero me has visto noche tras noche, vi tu sufrimiento tu lenta y tortuosa agonía, vine a traerte la respuesta a tus suplicas, tu puedes amar a alguien con la intensidad de las mareas o el fuego, y lo más importante tu puedes ser amada, no tienes porque derramar estos ríos cálidos en mi presencia yo me he enamorado de ti, por lo que me recitas, por lo que me amas no tengo duda alguna.


Solo diré que beso mi frente, me dio el más largo y afectuoso abrazo que nadie puedo darme en toda mi vida, mi amada luna bajó por mi, demostrándole a mi alma que  puedo ser amada si no quieres creer solo tienes que observar la estrella cruz del sur y preguntarme ¿Cómo llegué hasta el cielo infinito?.

Un amor màs allà de la comprenciòn mortal.


miércoles, 7 de febrero de 2018

La locura, lo-cura todo


“…Chiflado tú me vuelves
Eso está un poco loco
Tú mente que despega
Tú siempre con ideas
Con mi cabeza juegas
Todo es un poco loco…”

En si no era tan mala idea, un amigo en vista de que no podía olvidar a una mina me recomendó utilizar ese tipo de aplicaciones para hacer citas por internet en base a los intereses (más bien en base a si te gusta en la fotografía), en si no era tan mala idea, era como de esos inventos que hacen los Millenials para evitar el cortejo y el enamoramiento, ya que piensan que detrás de una maquina se puede hacer todo de una forma más fría, pero bueno cumple con la función, le hice caso a mi amigo y subí mi perfil, iba familiarizándome esta nueva aplicación para mi digamos que soy bastante menso para la tecnología, en si es como una mezcla de Instagram y Facebook, pero sin memes, Piolines, ni bendiciones ni nada de eso, vaya después de dar varios match encontré a una que hizo match conmigo y salimos se llama Verónica y después de una charla breve por un par de días nos quedamos de ver en un bar cercano al centro, que era donde vivía, me sentía sumamente nervioso, pasaba por mi mente esas imágenes de películas que había visto de redes de tráfico de órganos y cosas así, llegó por fin ella, yo estaba en la barra, era muy parecida a sus fotos, con un maquillaje excesivo, traía consigo un vestido corto ceñido al cuerpo, el cabello planchado y oliendo a Carolina Herrera, se sentó a mi lado y nos saludamos como viejos conocidos, empezamos a platicar y a beber unos tragos, después de un tiempo paramos para salir a fumar, yo iba viendo hacia todos lados, esperando ver a alguien que estuviera siguiendo los movimientos pero por fortuna no, fumamos por el tiempo de dos cigarrillos y regresamos a la barra, seguimos bebiendo y el alcohol empezó hacer efecto en nosotros, paramos a bailar mientras sonaba una canción de moda de reggaetón, yo bastante torpe con mis movimientos y ella bailando como las chicas que salen en los videos de ese género musical, después seguimos bebiendo pero ya intercalando los tragos con besos, las caricias traviesas empezaron a hacerse presentes hasta que de mi salió el típico “¿y si vamos a un lugar más privado?” ella empezó a reír por mi forma de decir, me tomó de la mano y salimos del bar, nos subimos a mi auto y entramos a un motel, vaya pasó lo que todos se imaginan, yo procuraba no dormirme después del acto, así que cuando sentí que el sueño me vencía, me despedí de ella comentándole que otro día nos veríamos, pero nunca lo hice.

Así pasaron 6 o 7 citas pero ya sin tanto preámbulo en los bares, más bien ya tomábamos en las habitaciones de los moteles, pero a decir verdad también me empezó a aburrir eso, digo siempre pasa eso en mi vida, las cosas me aburren después de que se hacen rutinarias, estaba dándome por vencido de esa forma de conectar con la gente hasta que un día hubo un match con una mina de las que siempre he soñado, ella se llamaba Erika, era de un estado del occidente del País, estudiaba Psicología en la máxima casa de estudios, me sorprendió en si cuando hicimos la cita propuso una cafebrería, era el concierto de un canta autor que escuchaba yo en la preparatoria, me dije que sería la última chica que vería por ese medio, así que después de concretar la cita, borre la aplicación de mi celular. Ese día me bañe saliendo del trabajo, busque ir con unos jeans desgastados, unas botas jeep algo viejas, una camisa a cuadros, mis tirantes azules, con barba de 5 días que solo le di forma, al llegar al lugar pedí la mesa previamente reservada y me senté a esperarla mientras bebía una cerveza artesanal y un tipo decía unos poemas 30 minutos antes del evento principal, estaba en la pendeja total cuando recibí una llamada, era Erika diciendo que ya estaba a fuera del lugar, salí por ella ya que yo había comprado los tickets para el evento, al salir no podía creerlo, era una mina de 1.60mts, unos 50 kg de peso, iba vestida con un traje sastre que se amoldaba a su cuerpo, cabello recogido pero se adivinaba que era chino, un maquillaje muy discreto que solo acentuaba sus facciones, era hermosa y estaba bastante buena, era como de esas minas con las que siempre soñé tener algo, nos saludamos con un beso en la mejilla y un abrazo, pareciera como si nos conociéramos de tiempo atrás, pedimos unas cervezas artesanales y una orden de alitas para compartir, ella me decía que era la primera cita por ese medio, estaba haciendo un estudio sobre la interacción de las personas con las nuevas tecnologías, yo le dije que ya tenía un historial corto, las cosas se fueron dando bastante bien, ella se notaba un poco nerviosa, tomé su mano diciéndole “no te preocupes, no soy un tipo que se dedique al tráfico de órganos ni de personas, no te voy asaltar, ¿te parece si disfrutamos el pequeño concierto?” ella se me quedó viendo a los ojos, y me regalo una sonrisa, debo de decir que la sonrisa era su mejor maquillaje, empezamos a corear las canciones del cantautor, me sorprendió un poco ver que ella también conocía las canciones, al finalizar el pequeño recital me disculpe y le dije que volvía en un minuto, camine rumbo al sanitario hasta cuando vi que ella no me observaba, fui con el cantautor y lo felicité por su actuación y le invité una cerveza en mi mesa, él venía conmigo, llegamos por la espalda de Erika y le tome de los hombros y le dije “mira, te presento a un viejo amigo” ella se ruborizo cuando vio al cantautor, se sentó enfrente de nosotros dos y pedí 3 cervezas, platicamos acerca de sus canciones y nos tomamos unas fotografías, estuvo cerca de 10 minutos con nosotros hasta que se acercó una persona de su staff y le dijo algo al oído, él se despidió de nosotros no sin antes agradecer el tiempo que compartimos, nos terminamos la cerveza y ella se disculpó diciendo que iba al sanitario, aproveché el momento y le hice un escrito corto en una servilleta, diciéndole lo bien que estaba pasando con ella y lo hermosa que era, vi que venía de regreso con cara de pocos amigos y guardé de inmediato mi servilleta en la bolsa de mi camisa, al llegar se disculpaba por que tenía que retirarse, le agradecí el tiempo y le propuse acercarla en mi auto, ella me dijo que no, que pediría un uber, y así lo hizo, pagué la cuenta y salimos para fumar un cigarrillo en lo que llegaban por ella, veía que me miraba a los ojos, se sonreía y se ruborizaba también, pero no me decía nada, aun no nos acabábamos el cigarrillo cuando llego el auto, nos dimos un beso en la mejilla y un abrazo fue cuando aproveché y le metí la servilleta en su saco sin que se diera cuenta, ella dijo que me marcaba pronto y se marchó.

Pasaron varios días, para ser exactos una semana, me encontraba muy ansioso, quería saber de Erika pero al parecer ella no quería saber de mí, no contesto las 3 llamadas que le hice, ni tampoco los mensajes, no podía decir que estaba enamorado, bueno tal vez si pero sacó lo peor de mi por no darme la atención, fui al aeropuerto por un amigo que tenía años de no verlo, le platique lo acontecido y en medio de risas solo dijo “lo pendejo nunca se te va a quitar, ¿cómo conocer a alguien por esas aplicaciones y decir que te has enamorado?, pero eres un cabrón con mucha suerte, espera un poco chaval, espera…” pero bueno era mi amigo y sabe que lo que menos hago es esperar, me estaba llevando la chingada y no podía hacer nada, pero bueno después estábamos tomándonos unas cervezas hasta que me llegó un mensaje con varias fotografías, lo abrí y me quedé atónito, la última imagen decía “vaya, no eres un mentiroso, si existe” y era un cuadro de un cerdo que está en un lugar que venden hamburguesas vegetarianas y carnitas estilo Uruapan, en la ciudad de Morelia, las imágenes eran de la misma ciudad, estaba seguro era Erika, quería marcarle y decirle que la he echado de menos pero no lo hice, solo contesté con un “espero me traigas unas morelianas” haciendo referencia al dulce típico, ella no volvió a contestar y quedé intrigado.

Pasaron cuatro días más y recibí una llamada, ahora sí de su número, quedamos de vernos en la misma cafebrería al día siguiente. A pesar de que se empalmaba la hora con mi hora de salida, me valió una chingada y me salí temprano del trabajo para llegar a tiempo, ella demoraba en llegar así que empecé a leer “Vivir para contarla” de Gabriel García Márquez mientras tomaba una cerveza, al llegar me tapo los ojos y supe que era ella, me paré  para saludarla y mi sorpresa fue mayor, me dio un beso en los labios más rico que la cerveza que estaba tomando, sentí una explosión como si los astros se hubieran alineado, como si una descarga eléctrica pasará por todo mi cuerpo, me sentí vivo nuevamente, se sentó y charlamos acerca de su viaje, no sé porque le conté de las palabras de mi amigo y ella se sonrío diciendo “vaya, ojala algún día pudiera conocerte tanto” y me dio otro beso, empezamos a besarnos tanto que se nos olvidaba en qué lugar estábamos, nos comportamos un poco, seguimos bebiendo y platicando, podría decir que es la persona con un desorden mental tan cabrón y que se desarrollara tan bien en la sociedad, al terminarnos la cerveza me pidió acompañarla a donde rentaba porque me tenía una sorpresa, nos fuimos en mi auto y me dijo “vaya, bonita pinta traes, hasta pareciera que me vas a pedir matrimonio hoy mismo” yo empecé a reír quizás por nerviosismo o que se yo, pero bueno era parte de la magia de Erika, ese desorden mental que la hacía ser única; al llegar a su depa me pidió esperarla a fuera, tardó cerca de 5 minutos y salió con un par de maletas grandes y se veían pesadas, supongo que fue muy graciosa la cara que puse, porque ella me dijo “estas de suerte chaval, me voy a vivir contigo” y ahí fue cuando supe que su desorden mental me iba acarrear problemas, yo siempre le había huido a una relación seria, quisiera que te imaginaras un poco, has visto a una persona solo dos veces en tu puñetera vida, la conociste por medio de una aplicación de citas y de pronto te dice que se va a ir vivir contigo, ya se cuál es la respuesta que están pensando y sí, yo hice lo mismo le dije “adelante, mejor sorpresa no pude haber esperado, yo pensé que me darías un paquete de morelianas o un recuerdo de Morelia, pero esto es mucho mejor” agarre sus maletas y las metí a mi auto, tomamos camino a mi casa y en el camino ella me besaba en cada oportunidad y decía lo afortunada que había sido el encontrarme, yo la verdad no tenía ni puta idea de que chingados estaba haciendo, no sé porque carajos no supe decir no, pero ella me sacó de mis pensamientos diciendo que me estacionará debajo de un árbol frondoso que estaba como a cien metros y así lo hice, pero vaya sorpresa, se quitó el cinturón de seguridad y se me abalanzo con una lluvia de besos, lo único que hice fue reclinar por completo mi asiento y cuando acordé, ella me estaba cabalgando dentro de mi auto, en una avenida secundaria y solo un árbol frondoso nos cubría, no se cuánto tiempo fue pero al terminar ella se pasó a su asiento y yo me quedé recostado en el asiento del piloto queriéndome dormir, me sentía tan exhausto y extrañamente tan bien, que solo quería dormir, ella me dio un beso y dijo “vámonos a casa, que aquí no es lugar para dormir” no tenía ganas de decir ningún comentario, por fortuna ningún policía nos vio o si nos vio se hizo pendejo para dejarnos disfrutar, llegamos a casa y a partir de ese día les puedo decir que mi vida cambio.

En estos 5 años que tengo con ella viviendo juntos, tengo 2 hijos de 3 años y 1 año pero ninguno con ella, el más grande es con mi mejor amiga y el más pequeño con su mejor amiga aquella mina que era su roomie, si piensan que ella no lo sabe les diré una cosa, su desorden mental es tan cabron que convenció a las minas de tener un hijo mío porque ella no se sentía lo suficientemente guapa, doy gracias a los dioses existentes ya que si ella llegará a tener un hijo, lo más probable es que saliera con un desorden mental muy similar, aunque debo de confesarles algo, vivir con ella es como vivir en un mundo diferente, he cambiado todo en mi persona, incluso mi forma de pensar, aunque ya no soy el mismo pero me siento bien, creo que enamorarse de una persona con un desorden mental ayuda, recordé una frase que decía “la locura, lo-cura todo”…




lunes, 5 de febrero de 2018

Solo si me prometes que no me vas a cambiar por otra

 “…Lo nuestro se fue escribiendo día con día
Tal vez la hipocresía de un gran dolor,
Tu vida cambio mi vida, muchachita consentida…”

Es complicado recordar en especial ahorita que estaba terminando de escribir sobre una biografía  de un narcotraficante de la región, ya sé que pensaran de mí que soy un tipo que dice una cosa y hace otra pero no, no tenía opción créanme, pero bueno les contaré, recién me había quedado sin trabajo y vaya digamos que tampoco tenía novia, pensaba ir al nevado de Toluca como lo había hecho hace tiempo con mi familia pero recordé que tenía un vuelo libre por parte de la tarjeta de crédito que recién me habían dado, me comuniqué faltando 20 minutos para las 8 de la noche, me dijeron que solo había vuelo a las 3 am y único destino Guadalajara, asentí, hice mi maleta rapidísimo para estar una semana, puse una alarma para dormirme un rato y casi de inmediato me quedé dormido. Me desperté alebrestado por la alarma que no dejaba de sonar, “¡puta madre!” alcancé a balbucear me quedé dormido, en chinga agarré mis cosas y pedí un uber, llegué rayando al aeropuerto y documente mi equipaje, tenía cerca de 1 hora para hacerme pendejo, por fortuna traía “la guerra del fin del mundo” de Vargas Llosa, me quedé en la pendeja hasta que escuché anunciado el vuelo, tome mi libro y seguí como una oveja aquella fila de personas a punto de abordar el avión, una mina reviso mi boleto y mi INE después me regalo una sonrisa deseándome un buen viaje, le devolví la sonrisa y le desee buen turno, después tomé asiento en el avión a un lado de la ventanilla y recordé que nadie sabía que iba para allá, entonces decidí no decirle a nadie y me volví a quedar dormido, hasta que escuché la voz de una mina “disculpe señor, pero ya llegamos, creo que se ha quedado dormido” al abrir los ojos me quedé maravillado por el rostro de la mina, le agradecí el gesto y acto seguido intente pararme pero el cinturón de seguridad me lo impidió, la mina empezó a reírse y dijo “si no es molestia, el cinturón se queda en el avión” recuerdo que me contagio de su buen humor y de inmediato le contesté “que pésimo servicio tienen, pensé que por el precio del ticket podía llevármelo” esto mientras sonreía, empezamos a reír y me encamino a la salida de la aeronave. Era tan temprano que no sabía que jodidos hacer, igual me dormía un rato más en la sala de espera, pero decidí empezar a trazar mi plan, empecé a ver que localidades no había conocido y vi varios pero hubo uno que me dio mucha curiosidad visitarlo y eso que no se veía gran cosa se llama “La manzanilla de la paz”, pase a rentar un auto y me enfile, el camino no era muy bueno pero tampoco malo, quizás por la hora se me hizo aceptable, después de casi dos horas llegue aquel lugar, me gusto la entrada y empecé a enfilarme hacia el centro o eso creía, pero no daba entonces tuve que preguntar, me dieron santo y seña y llegue por fin, desayune en el centro y también ahí mismo rente una cabaña, me metí a dormir por unas cuantas horas, después pregunte a la chica de recepción acerca de lo que podía visitar ahí, platique largo tiempo con ella, me dijo incluso que pertenecía a la ruta sierra del tigre y me recomendó lugares ecoturísticos pero me dijo del Cerro del Pitayo ahí en la manzanilla, me dijo como llegar e hice el recorrido, enfile el auto rentado y pude llegar, la vegetación era basta, muy hermosa vista, se veía fácil a 3 o 4 municipios desde esa altura, me subí a un tipo campanario que es un mirador hermoso, me puse a escribir cualquier cosa, tanto que no me di cuenta que alguien más había llegado, era una mina y un chaval alrededor de 30 años, la mina de unos 22 años muy hermosa por cierto, me saludaron muy atentos y empezamos a platicar, tenían rasgos purépechas como los de esa zona y eso que estábamos en Jalisco, no sé porque carajos les dije dónde estaba hospedado y ellos también, estaban en la cabaña de enfrente, en pocas palabras les dije que estaba ahí para conocer nada más, ellos iban a una fiesta al otro día en un lugar cercano pero clavado en la sierra por lo que pude entender, me dijeron que visitara la presa “el chiflón” que estaba de regreso al pueblo y así lo hice.

Al llegar se me hizo como un tipo maleconcito, me senté a escribir, llevaba cerca de 2 historias ficticias cuando me los volví a encontrar, platicamos de cualquier cosa y después me preguntaron a que me dedicaba, fue un error, les dije que era escritor amateur, quizás no entendieron lo de amateur, la mina me pidió mi cuaderno para leer y se lo presté, quedo maravillada con una historia de la mina y el chaval que había escrito hace tiempo, le pasé los blogs y que ahí podían encontrar otros escritos míos, me iba a retirar a mi cabaña cuando me propusieron ir a comer a un lugar cercano, les hice caso, dejamos mi auto en el estacionamiento de las cabañas y nos fuimos en su camioneta, era una lobo doble cabina King ranch, siempre me había gustado esa camioneta, yo iba atrás y el chaval manejando a un lado de él la mina, salimos a carretera e íbamos platicando, la mina iba leyendo mis escritos y me preguntaba de vez en vez algo, vaya en ocasiones tuve que mentirle porque no recordaba, entramos a otra población y después a un restaurante de fachada de piedra en la mera esquina, se veía muy bonito en verdad, me recomendaron la birria, los tacos de carnaza y el ponche, no tenía ganas de birria pero decidí aventurarme, no voy a mentir, la birria fue rica pero los tacos de carnaza, muy ricos y créanme que he comido en muchos lugares y creo que son las más ricos, después pasamos por unos vampiros de  San Luis Soyatlán, si estuvo un poco más lejos pero valieron la pena, estuvieron poca madre, sin mentir los mejores vampiros que he probado en mi vida, pero bueno estuvimos un rato y después nos regresamos, el chaval me decía que no podía manejar que se sentía muy borracho, a mí se me hizo raro ya que no habíamos tomado tanto, pero bueno le dije que manejaba, hice lo propio, esa gran máquina que traía en mis pies me sentía poderoso, el chaval venia dormido atrás y la mina venia platicándome enfrente, era de esas minas típicas que viven en poblaciones lejos de la mano de Dios, que su sueño es llegar a ser actrices de televisión, aunque ella era de ese tipo pero me sorprendió que había leído bastantes libros, fue bueno porque tuvimos charla amena de regreso, había algo en esa mina, era muy guapa pero algo advertía a que no debía de meterse uno con ella, llegamos por fin a las cabañas y el chaval no se despertaba como si estuviera muy dormido, pedí permiso a la recepcionista para meter la camioneta hasta adentro para poder bajar al chaval y me dio permiso, la mina abrió la cabaña y yo me cargue por la espalda al chaval y lo deje en la cama, me salí diciéndole a la mina si necesitaban algo estaba justo enfrente, ella con una sonrisa me agradeció la ayuda y después me dijo “¿tomas Whisky o coñac?” yo le dije que cualquiera, en si no le decía “no” a ninguna bebida alcohólica y salí a mi cabaña, me di un baño de agua muy caliente y me puse a recordar a aquella mina que me había hecho escribir en mi mejor tiempo hace algunos años, incluso me quede dormido viendo una fotografía que tenia de ella guardada en mi cel.

Me despertaron unos toquidos en mi puerta, al inicio no quería hacer caso pero después por la insistencia me paré, fui a ver y abrí era la mina y el chaval, me dijeron que si no quería echar un trago con ellos viendo la luna, les dije que si solo me cambiaba ya que solo andaba en boxers, me puse unos jeans, una playera de algodón, una camisa de manga larga y un chaleco, de mi maleta saqué un whisky de 12 años que traía y salí con ellos, tenían una hielera con cerveza, hielos en bolsa, agua mineral, refresco de manzana, unas latas de bebidas energizantes y varias cajetillas de cigarros en el piso, la mina traía una IPad de las nuevas y estaba leyendo, el chaval traía una bocina BOSE de esas que son portátiles pero que suenan maravilloso, en el piso estaban dos botellas de coñac y dos de whisky escoces de doce años, me dieron una silla de esas portátiles y me senté, estábamos los 3 solamente, la música era de banda regional, la estábamos pasando bien y no eran tan noche, a la 1 am más o menos, vino la mina de la recepción para decirnos que si queríamos podíamos hacer una fogata, estuvimos acarreando leña e hicimos una fogata, invitamos a la mina de la recepción a que se nos uniera, al inicio no quería pero la convencimos “solo un rato, además ¿qué puede pasar?” fue lo que le dije, llegamos a un punto donde los 4 estábamos ya muy borrachos, estábamos cantando y hasta bailando, era una chulada, nos hicimos varias fotos en la borrachera y grabamos algunos videos, producto de la borrachera estaba con la de recepción jurando amor eterno mientras nos besábamos, las 5 botellas lucían vacías tiradas en el pasto y varias colillas de cigarros, por fortuna no había más huéspedes porque quizás si nos hubieran corrido del lugar, no sé en qué momento paso pero cuando recordé, estaba desnudando a la recepcionista en mi la cabaña donde yo estaba,  no me lo podía creer estaba tirándome a la recepcionista en mi cabaña, después de pasar una madrugada bárbara terminamos tirados en la cama.

Me despertó diciéndome “despierta, tus amigos vinieron a decir que nos invitaban a una fiesta, pasaban en una hora”, nos besamos nuevamente y nos duchamos juntos, nos alistamos y me veía con cara de complicidad, no de que estuviera enamorada si no de que estuviera haciendo una travesura, estuvimos charlando por unos minutos mientras tomábamos un café con pan con mantequilla esperando hasta que llegaron, nos subimos en la camioneta y empezamos a tomar camino, ellos traían los lentes obscuros y con cara de que estaban pasándola mal, la recepcionista y yo estábamos comiéndonos a besos y toqueteándonos, anduvimos como por 2 horas, hasta que paramos en un rancho, el chaval nos dijo “lo que vean aquí se va a quedar, van a dejar los celulares en la camioneta, no les va a pasar nada pero eviten preguntar y diviértanse, regresamos mañana como a esta hora” asentimos los dos, entramos al rancho y dejamos los celulares en la camioneta como dijeron, al bajar había gente armada, mucha gente, las mujeres que habían eran hermosas, había de todos colores y de todos los tipos, habían dos bandas, una de moda y otra local, era un bautizo de un hijo de un narco muy cabron de la región, yo al inicio pensé muchas cosas pero la recepcionista me comía a besos para evitar que pensaré en pendejadas, la pasamos bomba, bebimos y comimos como si no hubiera mañana, el frio empezó hacerse notar como a las 2 am, la novia del chaval nos trajo unas chamarras gruesas para mitigar el frio, paso una hora más o menos cuando le pedí las llaves al chaval porque íbamos a dormirnos un rato, me las entregó y subí con la recepcionista, no dormimos por los siguientes 45 minutos estuvimos haciendo en amor en la camioneta, hasta que se quedó recostada en mi pecho, no había otra forma ya que el espacio era reducido, me estaba quedando dormido cuando empecé a escuchar mucho ruido, le dije a la recepcionista que me esperará, baje y busque al chaval y a la mina, los encontré divirtiéndose, les dije que era hora de irnos, el chaval se puso un poco violento y le dije “cabrón, se escucha un chingo de ruido, no te miento hasta un helicóptero escuché” el chaval corrió con él de la fiesta y tomo un radio, le dijeron algo y después corrió el chaval conmigo y me dijo “vámonos cabrón, nos están rodeando” y corrimos a la troca, toda la gente empezó hacer lo mismo, parecíamos un hormiguero que le echaron cloro, todos corriendo, el chaval no podía ni encender la camioneta, lo quite y encendí la camioneta, prendí mi teléfono y vi que caminos había para irnos, no sabía para dónde pero empecé a jalar hacia el oeste que había una brecha, pasaron no más de 2 minutos que habíamos salido cuando empezaron a sonar ruidos de camionetas y disparos, un helicóptero se veía por encima de las copas de los árboles, el chaval estaba drogadisimo y seguía metiéndose coca por la nariz “para despertar”, prendí las luces para ver un poco y vi un par de cuatrimotos que me cerraban el paso, solo les dije “agárrense bien” y choque las cuatris, por suerte traía tumba burros seguimos dándole ya con las luces totalmente apagadas, nunca en mi vida había sentido tanta adrenalina, el camino estaba jodidisimo, en algunos lugares sonaba como que pedradas en la camioneta, yo seguía sin saber, la señal del GPS se perdió y también la señal del teléfono, el chaval saco un cuerno de chivo de abajo del asiento y se salió por el quemacocos, empezó a disparar hacia atrás mientras gritaba “tomen hijos de su r puta madre” y hacia alarde de su buen tino, por el retrovisor solo vi como unos faros que volcaron a 3 o 4 metros de la camioneta, seguimos andando, no sabía ni que putas pasaba, por mi cabeza solo pensaba en salir de esta, la recepcionista me alentaba, me agarraba por la espalda y me decía lo chingón que era, seguimos andando cuando vi a lo lejos unas luces, jale al chaval hacia el asiento y me amarré, cambie de dirección de forma precipitada por una parcela, sentía como la camioneta patinaba un poco pero iba dejando las luces a lo lejos, seguimos manejando, hasta que el Sol empezó a salir, en una de esas el chaval me dijo que me parará, quería ver en donde carajos estábamos, wooow estábamos a un par de horas de la manzanilla, bajamos de la camioneta y camine mientras me fumaba un cigarrillo, vi que tenía fácil veinte balazos en la batea de la camioneta, empecé a temblar, la adrenalina se me había bajado, tenía ganas de llorar, tenía ganas de gritar, la recepcionista vino conmigo y me abrazo mientras me decía que me tranquilizará ya que aún no terminaba esto, yo me quedé pasmado, el chaval nos gritó para que subiéramos a la camioneta, el chaval empezó a manejar y de pronto nos bajó de la camioneta en un pueblo y solo dijo “no digan nada a nadie, de aquí van a irse en un camión a la manzanilla y allá nos vemos, no quiero que les pasé algo, si alguien les pregunta algo, digan que son novios y andan conociendo” nos despedimos y caminamos con la recepcionista, me tranquilizaba mientras me daba besos y decía pendejadas para que me despejará hasta que tomamos el camión hacia mazamitla para bajarnos en la manzanilla.

En el camión creo que me quedé dormido, me despertó la recepcionista para bajarnos, íbamos caminando hacia el centro cuando empecé a preguntarle tantas cosas que ella se paró en seco diciéndome “entonces, ¿dices que no conoces a ellos? Entonces ¿por qué estabas con ellos? Mira, vamos a la cabaña, recoges tus cosas y te vas, no creo que lleguen en un par de días”, al ir llegando al centro pasamos a una tienda y compré un tequila, quería bajarme ese nerviosismo que traía, ella dijo que entraba por la noche a trabajar nuevamente así que nos metimos en la cabaña y estábamos platicando pero de nuestras vidas, de pronto hizo un silencio y dijo “sabes, creo que no fue tan malo estar con ellos, los dos le dimos un poco de emoción a nuestras vidas, estábamos jodidos en la rutina y de pronto, nos conocimos –mientras se sonrojaba-, la pasamos bomba y también estuvieron a punto de matarnos” empecé a reír, en verdad era lo más emocionante de mi vida, empezamos a besarnos y terminamos de nuevo en la cama rendidos y fulminados, ella sobre mi pecho me decía “escucho tu corazón, me gusta cómo suena” yo me limitaba a besarle la frente hasta que el sueño nos venció de nuevo.

Al despertar, seguía la recepcionista en mi pecho, me quite como pude la tapé bien mientras admiraba su cuerpo y salí a comprar algo de comer, compre unas hamburguesas y volví a la cabaña, desperté a la recepcionista diciéndole “despierta nena, debes de alimentarte para que entres a trabajar en una hora, recupérate” ella abrió los ojos y me sonrió diciéndome “¿por qué me tapaste?, ya vez, no eres tan ogro como lo aparentas, ven acuéstate un ratito” hice lo que me pidió, empezó hablar del destino y cosas de ese tipo que habla uno cuando piensa que tiene al amor de su vida enfrente, le propuse que se regresara conmigo al DF, ella lo dudó un momento y después me dijo “solo si me prometes que no me vas a cambiar por otra” le sonreí y la besé, “por supuesto que no, por eso te estoy pidiendo que te vengas conmigo” nos dimos un beso e hicimos el amor otra vez para sellar el pacto, ella se metió a bañar y después yo lo hice, comimos íbamos a salir de la cabaña cuando vimos que la mina y el chaval nos estaban esperando a fuera, no nos dieron tiempo de decir nada, nos subieron a la camioneta, digo nos subieron porque el chaval traía una .45 en la mano y dijo que nos subiéramos, estaba temiendo por mi vida nuevamente, le decía al chaval que el auto lo tenía en renta tenía que regresarlo, me dijo que no me preocupara que hablaba para que alguien lo llevara e hizo una llamada, me pregunto dónde y ya le di el nombre de la empresa en el aeropuerto, tomamos camino hacia ciudad Guzmán y ahí, cuando íbamos llegando recibí una llamada de la empresa de renta para decir que ya había entregado mi primo el auto, me sentí aliviado.

Entramos en una casa grande de 3 pisos mientras el chaval nos decía “saben se van a quedar aquí por un rato, bueno nos vamos a quedar, mi vieja dijo que era buena idea que me escribieras una biografía o no sé qué madres de mi vida para que otros que leen pendejadas me conozcan, cuando la acabes te pagaremos y ya ustedes se van a donde quieran” no tenía ganas de protestar ya que el tipo estaba armado y empezamos a platicar él y yo mientras tomábamos un poco de coñac, yo solo hacia anotaciones y tenía mi celular grabando la conversación.  Así pasaron varios días hasta que me contó toda su vida hasta ese momento, la pasábamos muy bien, comiendo en lugares caros, emborrachándonos e incluso me dio un auto para moverme con la recepcionista que por cierto olvidé decirlo se llama Jessica, ahorita me falta escribir las ultimas 20 paginas para darle formato y podernos ir, aunque Jessica me propuso que sería mejor quedarnos una temporada acá, quizás por eso me cuesta tanto trabajo poder recordar.


Todavía no es tiempo

“…Su boca cobarde pronuncia un “te quiero, No te vayas nunca, no te vayas lejos” Y ella echa a temblar, ella echa a temblar, Ella ec...

Más veces leído