LA FORMA EN LA QUE ME AMAS

De nadie seré solo de ti, hasta que mis huesos se vuelvan cenizas, y mi corazón deje de latir... P. Neruda


Estoy en el balcón sentada a las 3 a.m. fumando un cigarrillo, como siempre pensando en ti, suelto la bocanada de humo mientras una sonrisa se forma en mi rostro, sacudo la cabeza intentando recobrar la compostura, han sido tantos años huyendo de ti, por la razones equivocadas, pero ahora no hay razón para alejarme ni quiero hacerlo.

También sé que no eres libre pero eso no me desanima en ningún sentido, es curioso cómo te has ido ganando mi corazón a pasos agigantados a pesar de estar lejos, si cierro los ojos puedo dibujarte mentalmente, amo la forma de tus labios, su textura, su color aún recuerdo el sabor, los ojos verdes que se esconden bajo tus largas pestañas, la tristeza que se escapa de repente en la mirada que conozco muy bien, ahora te dije que no te enamoraras de una bruja porque nunca sabrías si es amor o brujería, sin embargo tu haz querido seguir aquí junto a mí, gracias, en verdad hay pocas cosas en la vida que me hagan feliz como un café, un buen libro, la música, escribir dando forma a las ideas de esta mente que se aferra a múltiples escenarios, y tú, si tú eres motivo de felicidad porque sabes cómo herirme pero no lo haces y ese es un acto de amor.

Lamento ser siempre tan cursi, en mi forma de amarte siempre será una mezcla de arte, porque el arte imita a la vida aun que puede ser al revés, siendo solo un puñado de polvo en el universo, pasando a través de miles de dimensiones, campos cuánticos, materia oscura, partículas, aleaciones de carbono, hidrogeno, oxigeno, y de nuevo tú, las almas se reconocen y la mía me lo deja saber, aun en la distancia puedo sentirte, en mis sueños puedo tocarte tanto que mi piel literalmente arde. Te deseo como a nada en el mundo, pero no sé ¿cómo podría acercarme?, tengo este sentimiento ávido por ti, siempre por ti.

Ahora quiero que me sientas, me recuerdes con cada fibra de tu alma, por favor aprisióname en tus brazos, respírame fuerte y luego déjame escapar por tu boca, desame como lo prohibido, bébeme como un buen vino, degústame, descríbeme y ve armándome en tu maravillosa mente, esa que te permite amarme, ven devórame, arráncame la carne y déjame en el hueso, desángrame y bebe mi sangre, juega con ella, úntala en tus manos, siente la sustancia carmín, ¿está caliente?, ¿es suave?.

Amo tu forma de reír, haría lo que fuera por seguir viendo esa sonrisa, es esa forma tan tuya de amarme, solo tú puedes controlar mi hiperactivo desorden, calmar mi caos mientras el mundo se desborda, sigues ahí, impertérrita, me escuchas con detenimiento y recuerdas cada detalle. En las noches me pregunto si el amor en si es brujería, y de ser así me has embrujado, yo lo hice o lo hicieron nuestros labios en aquella noche de verano, aun con el corazón agitado mi alma se quedó tranquila bebiendo lentamente de tu abrazo, tus manos frías mi cuerpo impaciente, la noche que pasaba rápido entre los besos fervientes, ¡oh, amor mío!, eres libre de  tenerme solo sostenme fuerte, mientras besas mi frente, amo como lo haces, así que ámame antes de que llegue la muerte, con esa forma tan tuya, ámame hasta que despierte.

Para un ratón H.





Comentarios

  1. Que tal Eris, desde luego un gusto enorme tenerte de nuevo por acá ¿qué es la brujería? ¿Qué es el amor? ¿Qué es aquella dicha que nos hace sentir querer dejar todo para convertirnos en esclavos o la nada?. Me encanto tu escrito, no encantado como embrujado, más bien encantado de felicidad... O bueno más bien no puedo decir nada de lo embrujado ya que desconozco ¿qué es la brujería?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Más veces leído

Notas de un Clochard

Sentimientos encontrados...

Notas de un Clochard 2...

¿ya te dije que te amo?

Era la vigésima vez que soñaba con ella