NADIE DICE TE AMO COMO TÚ

Me despierto en tu cama, se que estuve soñando...
Soñé que eras un poema digo, un poema que quería mostrarle a alguien...



Habían pasado cerca de diez años desde aquella última vez que atisbe sus ojos verdes,  tan caprichoso es el tiempo que se entrometía en la distancia, mientras en las noches observando sus cartas se metía en mis ojos un trozo de “te extraño”, cuando la noche se iba haciendo más oscura salía a la ventana del balcón mientras juraba el aire me traía tu aroma como una vieja canción de amor.
Podía recordar el sonido de tu risa, mientras tomaba un sorbo de café por las mañanas y sonreía al recordar el chiste de “Bebe el café de mis ojos”, y como siempre tenías un comentario para logara ruborizar mis mejillas, ha sido un año muy pesado peor que los anteriores, a veces me siento inmersa en el cuadro del Grito, así el mundo siendo un trazo desesperado tras otro y yo en el medio siendo distorsionada por la incoherencia de las situaciones mundanas, recuerdo mucho aquel tiempo donde bastaba girar mi cabeza y verte ahí, inerte, impávida siendo arrullada por el mundo onírico.
Lo pensé bastante mientras caminaba por aquella vieja calle, si, llovía torrencialmente pero lo amaba parte de mi alma se limpiaba, temblaba un poco puesto que nunca he sido muy buena manejando las bajas temperaturas, estando tan cerca de ese bosque camine a nuestro último lugar, aquel donde te dije por primera vez te amo, tus mejillas coloreadas de carmín y las manos que tímidamente se buscaron, los besos que se colaron en medio de la oscuridad, al final lo único que se veía era el plenilunio iluminando tus ojos como si se tratase de algo sobrenatural, si como un arpegio complicado y limpio de guitarra española a media noche, ese fue el primer encuentro de muchos mas pero no los suficientes.

Mi pluma no deja de escribirte versos, canciones, poemas. A veces simplemente no puedo dormir y te pienso en la soledad de mi habitación, a veces bebo tus recuerdos acompañados de un tinto licor, la situación que nos alejó no importa puesto que las almas se atraen, sé que voy a verte de nuevo. Son casi las 5 pm estoy sentada en la vieja estación de autobuses y de pronto te veo llegando con la sonrisa nerviosa que amo, te cubres con tu mano mientras sigo el hilo de tu sonrisa con la mirada que da el astrónomo al ver la vía láctea, así quiero abrazarte con urgencia pero tú me has ganado, tus largos brazos alrededor de mi cuerpo, amo esa sensación de protección que me da el más simple de tus abrazos, me siento completa por un momento, bendigo desde tu frente hasta el mismo infierno, vamos a esa vieja casa que nos espera, con impaciencia nuestras manos se sujetan con más fuerza, en cuanto entramos las ganas se me caen en besos largos sobre tus delineados labios en forma de corazón, los presiono, los pruebo lentamente quiero recordar el sabor porque es una larga noche y estoy segura se convertirán en minutos las horas, porque contigo todo se vuelve efímero, las manos recorren tu cuerpo con los caminos que otros no han sabido tomar, te desbordas en mi mientras mi aliento empaña tu piel, puedo escuchar notas de Bach no falta mencionar cual, es la noche, es el ambiente porque se ha desatado de nuevo la tormenta con locura, enredo mis dedos entre tus cabellos, entre truenos y relámpagos una sinfonía especial termina de dar paso a la mañana mientras descansas sobre mi pecho, te miro y tú te escondes entre tu cabello rizado, ¿lo amo sabes?, amo cada parte de ti, te extrañaba tanto pero antes de volver a besarte… Despierto, ¿un sueño?, ojala sea una premonición, entonces voy de nuevo a mi escritorio y de aquel encuentro sale este escrito y un par de poemas más, que logran sonrojarte, yo me disculpo por ello y tú me respondes  “nadie sabe decir te amo como tú”, pero en realidad nadie ha logrado amarme como tú, y es que tus palabras se han colado en algún lugar profundo porque él te amo que buscaba se ha escapado de mi mente, ha rondado varias veces por el corazón, ha traído la locura a besar a la razón.



Comentarios

Más veces leído

Notas de un Clochard

Sentimientos encontrados...

Notas de un Clochard 2...

¿ya te dije que te amo?

Día 1