A tu recuerdo

Tengo miedo. La tarde es gris y la tristeza
del cielo se abre como una boca de muerto.
Tiene mi corazón un llanto de princesa
olvidada en el fondo de un palacio desierto.


Y por la vastedad del vacío van ciegas
las nubes de la tarde, como barcas perdidas
que escondieran estrellas rotas en sus bodegas.

Y la muerte del mundo cae sobre mi vida



Escucha mientras el sonido de mi corazón rebota en la oscuridad de tu habitación. La respiración agitada que se Agolpa en mi rostro, un beso que se hunde callando el grito de extasis que ha querido escapar, caes a mi lado con tu sonrisa complacida.

-Estás roja- dices mientas pasas tu mano sobre mis mejillas.
-No... (solo sonrió aun no recupero el aliento).
-Ni siquiera puedes pelear, ya rindete y siente, solo siente.

En estos momentos estoy frente a ti pero no me has visto, ya que te está besando la persona que has creído mejor que yo...


Y recordando ciertas situaciones me he preguntado ¿En serio has olvidado lo bueno que hemos vivido?, yo se que tiendo a tener un carácter muy especial pero se que tengo un corazón como pocos, siempre estuve protegiendote aún que tuviera miedo porque jamás me verás caer ante nadie, orgullo tal vez  pero por ti me trague mi coraje más de una vez con tal de poder abrazarte en la tempestad , yo lo Sabia, sabia que tendría que dejarte partir en algún momento, y no, no estaba lista.

Puedo señalar cuantos lunares tienes en el rostro, que dirás si alguien te ofrece panquecas, que color es tu favorito, que amas comer, que odias en una persona, que es lo que amas hacer... Recuerdo las horribles mascarillas que usabas y siempre pensé no necesitabas, los berrinches por mi cabello lacio, por mi cutis según tu perfecto, por ser amable con las personas y que luego terminarán enamorandose de mi.

No sé como el estrés cambio tu vida tanto, pero me he dado cuenta que el lugar que está aún lado de ti, no tiene mi nombre, lo sé, en este momento lo veo frente a mi, es la minerva en Guadalajara, quien también te ve mientras besas como lo hacías conmigo a otra persona, Le reconozco y eso duele un poco pero no puedo hacer nada salvo avanzar, porque donde has soltado mi mano yo solté tu recuerdo, tienes más de 100 cartas escritas por mi si es que aún las conservas, ¿que se siente ser amado por un escritor?, alguien que vierte sus emociones y alma por transmitir lo que Le haces sentir, supongo que continuaré caminado bajo la lluvia sin preocuparme, tú sabes que eso es lo que amo y lo que hago mejor.

Hoy podría estar bebiendo perdidamente como antes lo hacia, para sentirme feliz porque es un enorme alivio a mi alma el alcohol...

Dije que te odiaba pero eso no es verdad, solo era la forma de herir tu orgullo, si, te conozco mejor que tú, se como hacerte enojar en cuestión de segundos y se como hacerte reír solo haciendo mi vocesita tonta, conozco la mirada que es y será por siempre para mi porque aunque lo niegues me amas y lo que más te duele es necesitarme, pero hoy me necesito yo, mis pinturas y la escultura que llevo posponiendo por tres años.

Vivo en depresión pero con el ejercicio he logrado dormir al menos cuatro horas diarias, sin embargo se que aún me falta, el retrato que me has dibujado ya lo descolge, lo he puesto en una caja especial, he visto tus notas las de incluso este año donde me llamabas el amor de tu vida, lamento no serlo pero confío en que alguien lleve ese título, tal vez no soy suficiente para llenar expectativas e incluso logré quedarme sola durante once años, sobrevivi con mi vida en riesgo mortal, con una o dos costillas rotas, armas en mi rostro, el cañón de una mágnum en la boca mientras mi mirada desafiante rogaba que disparará... Quiero decir han pasado cosas peores...

Pero bueno ahora debo irme con mi cabeza en alto y la sonrisa que vas a extrañar, mis creaciones locas, mis bromas tontas, mis libros raros, mi forma de besar, los mil usos que puedes darme, la forma en la que te cargaba, mi cara  impasible cuando me encontraba modorra, mis lágrimas al escuchar Chopin, este año me ha robado mucho, ¡carajo! que me ha mutilado y luego me ha arrojado al fuego, pero recuerda  renacere de mis cenizas, prometo guardar las lecciones con rojo en el armario más cercano, ya no más poesía a tus ojos, ni odas a tus sueños, dejo los apodos bobos, y te entrego de nuevo tus planes para un futuro que no me lleva consigo, aquí te dejo una rosa, a nuestro recuerdo.

Ahora debo irme porque hay una persona esperando y a pesar de ser paciente tiende a regañarme en varios idiomas si no me doy prisa, gracias por llevarme a su lado y vuelve a tu beso, disfrútalo y crece.



Comentarios

Más veces leído

Notas de un Clochard

Sentimientos encontrados...

Era la vigésima vez que soñaba con ella

Notas de un Clochard 2...

¿ya te dije que te amo?