Sentimientos encontrados...

CDMX, a 20 de septiembre de 2017.



Cuando pensaba que todo se derrumbaba en mi vida y al generar un diálogo con el GADU, pidiéndole que acomodara las cosas, no me refería, ni le pedía que generará un terremoto, sin embargo este terremoto me ha puesto muy triste, porque a cobrado vidas y ha dejado a muchos sin hogar, contento también porque hoy estoy vivo y mi familia  también lo está,  agradecido con él, porque he sido testigo de todo el apoyo que la gente a volcado para ayudar a salvar vidas (sociedad civil, gobierno, iniciativa privada, extranjeros) y he presenciando el acto más humano que surge desde nuestro interior, el amor, ese amor propio que nos mueve a seguir adelante por más obstáculos que se presenten en nuestras vidas, porque todos hemos sido sacudidos en algún momento de nuestras vidas, todos hemos tenido un sismo o terremoto interno, porque perdimos el trabajo, porque perdimos a la pareja, porque perdimos a un ser amado, porque hay tragos amargos o porque simplemente tenemos problemas, sin embargo en todos esos casos aquí estamos seguimos de pie,  el duelo que debemos vivir es inevitable, pero debemos seguir, a conectar las emociones con nuestra realidad porque la vida es tan corta y no podemos, no debemos sumergirnos en un duelo que nos consuma por completo la vida...

Mi realidad en este momento, es ver que mucha gente deja todo y se vuelca a ayudar, que dona lo poco que tiene por ser solidario, cooperativo, compartido, lo he respirado y sentido porque estuve ahí apoyando y acercando agua al que tenía  sed, y vi a esa gente que lo entrega todo sin condición alguna, pero sobre todo con mucho amor...

Hoy estoy agradecido con el GADU y con toda esa gente que se ha volcado a ayudar a salvar vidas exponiendo incluso la propia, agradecido, porque estoy vivo, a la vez pensativo y reflexivo, porque, en lo que a mi respecta, he detectado los cimientos que me permiten seguir y estar de pie, asimismo de todos los escombros que debo sacar de mi ser y desenterrar los que debo, para cumplir con esas metas, que antes de está sacudida estaban sepultadas, hoy decido vivir, porque estoy consiente de que la vida es corta y el tiempo es escaso, sobre todo de mi paso en este plano.

Sin duda alguna el amor es lo que me va a mantener de pie, el amor propio que debo construir y compartir llegado el momento con mis padres, hermanos, amigos, pareja y con la humanidad, porque este no se extingue dentro de nosotros, siempre se mantiene como la flama de una vela esperando a que sea reavivada, si reavivada por uno mismo, porque eso depende exclusivamente de uno mismo, nadie es responsable de generarnos amor, ahora puedo  decir soy testigo de que el amor lo puede todo...

Resurgiré como el ave fénix, de las cenizas... y no dudo de que nuestra sociedad también resurja de las cenizas porque lo que este terremoto sacudió fue el amor que todos poseemos en nuestro ser y que en este momento lo estamos compartiendo, para reconstruir a nuestra sociedad y de paso a reconstruirnos.


Este terremoto vino a moverme internamente a invitarme a esa transformación interna, vino a invitarme a evolucionar, con una dosis de amor, porque todo debe estar siempre en movimiento...

Es cuanto 

Fraternalmente  Edgar Rufino Aparicio España.


Comentarios

Más veces leído

Notas de un Clochard

Era la vigésima vez que soñaba con ella

Notas de un Clochard 2...

¿ya te dije que te amo?